La Justicia no atraviesa el estrecho de Gibraltar

Operación Opera. Operación Tosca. El nombre es lo de menos. Detrás de cada una de ellas hay personas con nombres y apellidos, con una vida, familia, intereses y deseos.

Hay personas en ambos lados de la línea:

En la parte de los corruptos hay medios, dinero público, relaciones inconfesables, abogados al peso, medios de comunicación alquilados, apoyos despreciables y, por supuesto, unas familias que sufren, o pueden sufrir, las consecuencias aunque directamente no tengan culpa de lo sucedido.

En la de los denunciantes hay una ausencia casi total de recursos, pero hay ilusión, ganas, ideología, honestidad e interés en mejorar España y Melilla.

En medio está la ¿Justicia?, que aplica unas Leyes aprobadas por partidos políticos en beneficio de la supervivencia de tales partidos políticos.

Resultado: un desbarajuste. Una vergüenza. Una ignominia. Un insulto hacia todos aquellos que se juegan o se jugaron algo en beneficio de los demás, en interés de España y de Melilla.

Guardias civiles, policía judicial, políticos en ejercicio que eran molestos -tan molestos que no fueron votados- funcionarios incorruptibles, ciudadanos ejemplares…todos ellos han quedado a los pies de los caballos, mientras unos canallas disfrutan ahora de un inmerecido descanso.

Gracias a los que han decidido hacer algo, los primeros los de CpM por responder -y luego espero y deseo que otros-, por mover pronto el trasero y hacer algo, por decidir reaccionar ante la vergüenza, la ignominia y el desamparo en el que unos poderes del estado mal ejercidos nos han dejado a unos ciudadanos que queremos defender nuestra patria y luchar por la libertad, la Justicia y contra la corrupción.

Sí. Una Justicia con mayúsculas, a la que le cuesta atravesar el estrecho de Gibraltar en dirección sur. Este hecho merece análisis, observación y delimitación de responsabilidades previamente a su exigencia. Hay unas resistencias a que la Justicia ejerza adecuadamente su función en Melilla que deben ser eliminadas. A partir de ahí y solo entonces, podrá hablarse de igualdad de oportunidades y de igualdad de derechos de los melillenses con el resto de los españoles.

Cambio generacional en la política española

Desde hace unos días puede decirse que los líderes más importantes de las instituciones españolas – el Rey incluido – y de los partidos políticos pertenecen a una  generación cuyos componentes han nacido después de la muerte de Franco o, como poco, han iniciado su educación en el marco del régimen político derivado de la Constitución de 1978. Bueno, todos no: Los líderes de los partidos nacionalistas independentistas de Cataluña y País Vasco no cumplen esta condición, al menos por ahora, si bien, hay que aclarar que la misma no implica un plus democrático en modo alguno.
Pero lo que sí debería implicar este cambio generacional es la superación, de una vez por todas, de las grandes tragedias del pasado que sufrió España o, mejor dicho, que sufrieron los bisabuelos y abuelos de los primeros y que luego, precisamente, a la hora de hacer la transición que se plasmó en el consenso Constitucional de 1978, sus padres y abuelos fueron lo suficientemente generosos para dejar de mirar el pasado, para perdonar las bestialidades y crímenes que por ambas partes se cometieron y tirar hacia adelante para sacar a España y a sus hijos y nietos del rencor paralizante derivado de las heridas de la guerra civil que padecieron.
Pero parece que los hijos no aprendieron de sus padres ni de sus abuelos. Otra vez volvemos a lo mismo. Otra vez estamos empeñados en volver a las andadas. Otra vez hay algunos obsesionados en abrir un melón que debería haber quedado cerrado para siempre.
La mejor manera de cerrarlo no es abrirlo de nuevo ni propiciar enfrentamientos y divisiones. Hubo tragedias y barbaridades en ambos lados. Perdonémosles a todos los actores sus crímenes y juremos que nunca jamás podamos volver a vivir una situación igual. Miremos al horizonte y busquemos ganarnos el futuro en vez de quedar petrificados por el pasado remoto, que no debemos permitir -ni propiciar- que vuelva.

Una valoración de las medidas propuestas contra la crisis económica de Melilla

Hemos comentado anteriormente alguna de las “medidas de política económica” -por llamarlas de alguna forma- planteadas por el gobierno de Melilla contra la crisis que padece la ciudad, caracterizada por un elevado desempleo que incide especialmente en la población juvenil así como la población femenina en general y la población con un escaso nivel formativo y de especialización.

(más…)

Al PP le hacen falta hormonas y vitaminas

Cuando el PP perdió las elecciones de 2004 frente a Zapatero, súbita e inesperadamente y en pleno shock traumático por los atentados terroristas del 11-M, empezó una travesía del desierto si bien aún en una época de bonanza económica que le permitió sobrevivir con holgura, aunque ahora sabemos que “dopado”, gracias a las gestiones de su tesorero consiguiendo fácilmente dinero, principalmente para él mismo pero también para el partido, mediante un fraude presumiblemente masivo en la contratación pública y a un sistema de extorsión a empresarios que facilitaban generosas “donaciones” a cambio de favores políticos y contratos públicos.

(más…)

El PP que queda: inerte e inerme a menos que sepa reaccionar

Una vez que el “dedazo” de Aznar le designó, allá por septiembre de 2003, Rajoy se encontró con un partido popular que concentraba todo el espectro ideológico que abarcaba – para el conjunto nacional a excepción de Cataluña y País Vasco – desde el centro izquierda moderado hasta la derecha extrema constitucional.

(más…)

La bajada del IPSI y la solidaridad (2ª parte)

Una garantía mal entendida

Hasta el año 2003 más o menos, que es cuando la compensación entró en vigor, cualquier empleado público de la Ciudad Autónoma de Melilla, o de las empresas que prestaban sus servicios mediante contrato con la ciudad, o de cualquier entidad u ONG subvencionada por la misma, o de las empresas que indirectamente trabajaban para ella, conocía la relación existente entre su bienestar y el de su familia – a través de los sueldos que percibían- y la evolución del comercio en Melilla, (más…)

La bajada del IPSI y la solidaridad (1ª parte)

Vivimos en un mundo cuya característica principal es la interdependencia. A menos que uno sea como Robinson Crusoe y viva en una isla desierta, todos dependemos de los demás de una forma u otra. Esto es cierto para todas las facetas de la vida, y no digamos en cuanto a las relaciones económicas. (más…)

Aún no saben que están muertos

No solo voy a hablar de economía. También merece la pena hacerlo de otras cosas.

Por ejemplo, una alegoría a la situación actual del PP, que ha protagonizado en primera persona una corrupción generalizada que ahora se desborda y desparrama a lo largo y ancho de España, si bien algo parecido vive actualmente el PSOE en Andalucía y también lo vivió este último partido a escala nacional hace más de veinte años: (más…)

Por mucha agua que se eche, ese barril nunca se llena (2ª parte)

El Presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, en declaraciones aparecidas el 27/04/2018, ha dicho lo siguiente:
“La subida al 75% de la bonificación al transporte para los residentes en Melilla, junto al aumento de la bonificación por residencia en el IRPF del 50 al 60%, y el aumento salarial de los funcionarios”…”va a generar un ahorro de entre 18 a 20 millones de euros”,…”que se quedan en Melilla para el bolsillo de los ciudadanos, lo que tendrá como consecuencia una reactivación del consumo y generación de empleo.”

(más…)

Por mucha agua que se eche, ese barril nunca se llena (1ª parte)

Imaginemos un bidón superior, que alimenta a varios barriles que están a un nivel inferior. El primero, llamémosle de reparto, contiene el total de los ingresos que perciben durante un año todos los residentes en una determinada ciudad, por ejemplo: Melilla, provengan estos de sueldos, salarios, beneficios, intereses, dividendos, alquileres, pensiones u otras prestaciones.

(más…)

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Twitter

Indudablemente sería muy conveniente https://t.co/6jEIC2Jt9T
Cierto. Son “periodistas” que sirven para dar carácter de normalidad a lo que es escandaloso https://t.co/g3E5cndFBb
El fracaso más estrepitoso del gobierno de Melilla es el turismo. Después de 20 años y más de 50 millones de euros… https://t.co/OsFYnve9B3
Un error imperdonable: traspasar la educación a las comunidades autónomas https://t.co/k2qqqapU1h

Archivo del blog