Nunca es tarde si la dicha es buena

Después de casi un año sin escribir, voy a iniciar una serie de artículos en los que expresaré mi opinión sobre los problemas económicos y sociales más importantes que afectan a Melilla. Tengo la intención de tocar todo tipo de temas, incluso algunos considerados “tabú” de los que no se habla ni discute en público, pero de los que se debería hablar y discutir puesto que minan la convivencia y las posibilidades de futuro de esta ciudad.
Voy a expresar mi opinión sobre esos asuntos y algunos otros, y como siempre trataré que esta sea personal, libre, directa, sin temor a la verdad, clarificadora, respetuosa y con la finalidad de ayudar a su comprensión aunque solo sea para aquellos a los que les interese comprender y, sobre todo, para contribuir a su posible solución o mejora en el futuro, que espero pueda ser lo más inmediata posible.
Llevo meses madurando esta idea. Meses en los que el yin y el yang han estado luchando en mi interior, decidiendo si, a pesar de todos los pesares, merece la pena seguir luchando por esta ciudad o, por contra, considerar que lo mejor es rendirse -como veo que ya ha hecho demasiada gente-, e intentar hacer caja mientras se pueda, y dejar la ciudad y mi cuota de la cada vez menor dignidad colectiva a quienes la quieran. Siempre habrá a quien culpar, que es lo que hacen los hipócritas.
Me he negado a hacerlo y, precisamente, es sobre lo que quiero escribir, entre otras muchas cosas. Esa desidia colectiva, esa degeneración moral, esa abulia desesperante y mas extendida de lo que sería deseable, nos está llevando a la degradación y a la ruina, mientras se manifiesta de múltiples formas, una de ellas la persistente caída en la actividad económica y la amenaza de desaparición del escaso tejido productivo autóctono aún existente, pero también a través de los resultados electorales cuatrianuales, que evidencian los grandes males de la ciudad y que nos condenan a la mediocridad, la anti-meritocracia y la debilidad social e individual cada vez mayor.
Pretendo publicar los artículos con una periodicidad quincenal o incluso semanal, y que se caractericen por los siguientes criterios: una limitada extensión pero con la pretensión de incluir una alta densidad de ideas y que estén centrados en un único aspecto, que será el que le dé título. Todo ello con la finalidad de dejar eventualmente la puerta abierta para la discusión y las propuestas sobre el mismo, que es la única forma de llevar a su mejora, porque, indudablemente, cuatro ojos con buenas intenciones ven más que dos; y seis que cuatro, y así sucesivamente.
No voy a intentar dar lecciones a nadie sino que simplemente pretendo ir expresando mis opiniones -las cuales, por cierto, aún no las tengo escritas- y aportar mi grano de arena para generar unos procesos que considero indispensables para una digna supervivencia de esta ciudad de Melilla, como son su renovación, transformación, reinvención, y lograr todo ello antes de que ya no sea posible recuperarla y se desmorone sobre sus propias ruinas, carcomidas -adicionalmente a los efectos de la crisis económica generalizada- por una profunda crisis moral que, a mi juicio, ha corrompido los cimientos sobre los que se basaba nuestro pasado cercano, y sobre los que -una vez seamos capaces de recomponerlos, mejorarlos y luego fortalecerlos- deberíamos basar nuestro futuro inmediato para conseguir a medio y largo plazo una ambiciosa visión que podríamos llegar a ganarnos si empezamos a adoptar ya las soluciones necesarias para iniciar el camino.
Hablar de moral es complicado, puesto que juzgarla no corresponde a los humanos, pero denunciarla sí que nos corresponde a los que nos hemos impuesto esta misión -como es mi caso-, entre muchos otros. No obstante, antes hablaremos de las manifestaciones de la crisis económica que, en el caso específico de Melilla, su empeoramiento deriva, a su vez, de una crisis del modelo de ciudad, que está empezando a demostrar que es insostenible en los términos actuales.

Si los que dirigen se comportan irresponsablemente, son los instigadores últimos de los desmanes

Si Donald Trump insulta y menosprecia a los mexicanos, hispanos y musulmanes en general, propiciando la generación y extensión de estereotipos injustos e insoportables para muchas personas que no se merecen estar comprendidos dentro de los mismos, luego no puede quejarse si muchos de sus ciudadanos pretendan realizar lo mismo en el mundo de los hechos y ya no solo de las palabras, y se produzcan tumultos, desórdenes, conflictos y discusiones de todo tipo. La verdad es que cada vez que habla ese presidente no deja indiferente a nadie. Tiene detractores por todo lo largo y ancho de este mundo, pero también tiene muchos seguidores en su país. Sin embargo, en todo caso, es un líder divisivo y, por tanto, entiendo que debilita a su país y a la causa de la libertad y la democracia en el mundo más que fortalecerlas.

Lo mismo podría decirse en Melilla sobre Imbroda y la más que probable “guerra del borrego” a la que nos va a llevar su irresponsabilidad. Si Imbroda se dedica a insultar y menospreciar – llamando sinvergüenza – al principal dirigente político que representa al colectivo musulman: Mustafa Aberchan, luego no puede quejarse del comportamiento de sus propios seguidores o del de los miembros del colectivo musulman, porque “quien siembra vientos, recoge tempestades“.

Antes de que que culminen los despropósitos a finales de este mes de agosto, se están produciendo batallas de todo tipo, que habían sido hasta ahora solamente dialécticas -en las redes sociales principalmente y también en otros tipos de interacción social entre los integrantes de los respectivos colectivos en Melilla- pero, a partir de hoy, con la detención de Aberchan y otros tres diputados locales de CpM, entramos desgraciadamente en otro estadio.

Se están diciendo barbaridades y se están cometiendo muchas injusticias con gente que no lo merece; y, mientras tanto, Imbroda, incluso a diferencia de Trump, permanece todavía callado en su torre de marfil contando los votos que cree que va a poder recuperar gracias a su irresponsabilidad, aunque sea a costa de quemar la ciudad a la que decía que tanto quería. Sin duda que “hay amores que matan“.

Que se reúnan ya y que encuentren una solución negociada que salve las obligaciones de cumplimiento de la Ley por parte de la administración y se posibilite una adecuada celebración de la festividad por parte de la población musulmana. Seguro que existe alguna forma de parar esta cadena de despropósitos y encontrar el camino de la razón.

Nunca es tarde para sentarse a hablar

Melilla, España, Sábado 5 de agosto de 2017. Acaba de celebrarse una manifestación convocada por el partido político local Coalición por Melilla en la que ha participado un numeroso grupo de melillenses y que prácticamente en su totalidad han sido de religión musulmana, algo obvio dada la naturaleza de esta convocatoria, que deriva del empeño de muchos integrantes de tal comunidad religiosa en seguir con sus costumbres tradicionales para que cada cabeza de familia pueda traer su borrego desde Marruecos, pasarlo a Melilla por sus propios medios (en coche o incluso andando) y sacrificarlo también por sus propios medios (en la calle, en la azotea o similares). Desde el respeto hacia otras culturas, debo decir que no me gusta nada y no me parece apropiada, ni mantenible en el tiempo en pleno siglo XXI, esa forma descrita mediante la que se celebra mayoritariamente el rito religioso en esta ciudad.

(más…)

El CEO de España SA, ante el Juez

Mañana declara ante el Juez el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy Brey, a cuenta de las corruptelas – una de las muchas- que se investigan sobre su partido popular y sobre sus compañeros de partido, casi todas ellas por acciones u omisiones cometidas mientras desempeñaban cargos públicos bien remunerados en las diferentes administraciones públicas territoriales de España, de cuyos nombramientos iniciales y su mantenimiento posterior en los cargos es responsable, directa o indirectamente, el propio Sr. Rajoy. (más…)

La honestidad desarma (reedición actualizada)

Entre “Las 22 Leyes Inmutables del Marketing”, obra de Al Ries y Jack Trout, se enuncia la “Ley de la franqueza: Va en contra de la naturaleza corporativa y humana el admitir un problema. No obstante, y aunque parezca sorprendente, una de las formas más efectivas de introducirse en la mente es reconocer en primer lugar algo negativo y luego convertirlo en algo positivo”. (más…)

Vaya lío con la valla de Melilla

Por una vez en demasiado tiempo, y sin que sirva como precedente, tengo que reconocer que Imbroda tiene (más…)

Frases geniales

“La mayor recompensa de convertirse en un millonario no es la cantidad de dinero que ganas. Es el tipo de persona en la que tienes que convertirte para llegar a ser un millonario. “- Jim Rohn

El lento declive del sector comercial en Melilla, (3ª parte):

9. Comercio minorista especializado, tanto multi-marca como mono-marca.

Se encuentra radicado en el centro de la ciudad, en las zonas de expansión urbana y en los barrios densamente poblados. Se trata de un sub-sector que no debería, en circunstancias más favorables, estar pasando por la situación que atraviesa ahora: negativa para unos, normal para otros, buena para pocos, y cada uno en función de la actividad, de su posición competitiva, de la existencia o no de barreras de entrada a la competencia y similares. Sin embargo, han confluido casi al mismo tiempo una serie de fenómenos que pueden afectarles desfavorablemente, según sean las características de cada comercio individual y su situación: (más…)

El lento declive del sector comercial en Melilla, (2ª parte):

3. Comercio de proximidad. Ha proliferado en los últimos años. Comprende  actividades como los auto-servicios 24 horas, las fruterías y pescaderías de barrio y de otros productos perecederos. No parece que exista crisis en este sub-sector. (más…)

El lento declive del sector comercial en Melilla, (1ª parte):

El sector comercial en Melilla constituye la principal actividad productiva de carácter privado. Representa un 19,1% del Valor Añadido Bruto total de la ciudad y sustenta el empleo de 6.700 personas -incluyendo las reparaciones y la hostelería- que significan un 25,3% del total de las personas que tienen trabajo. En términos sectoriales, solamente se ve superado por la Administración Pública y Defensa, que aportan un 54,7% del VAB y un 59,2% del empleo total. (más…)

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Twitter

Acabo de publicar un nuevo post en mi blog: Nunca es tarde si la dicha es buena https://t.co/xJuIKXSCXH
Impresionante @RafaelNadal, una vez más. La leyenda continúa. Enhorabuena campeón, por 11 victorias en el Open de Montecarlo
Que el "enemigo a batir" de los separatistas catalanes sea un Juez del Tribunal Supremo en lugar del Gobierno, indi… https://t.co/YjbfQl3rJx
Firma recuperar la Educación https://t.co/bENxv5PNN6 vía @vox_es
Yo creo que Cristina Cifuentes ha cometido un grave error y no le queda otra que dimitir, precisamente en coherenci… https://t.co/75d2K70g5Z
Brillante artículo. Efectivamente, no son presos políticos https://t.co/isEbxs6YXp
Allí donde el sector público supere la mitad de la economía, básicamente hay 2 tipos de empresarios: los que se dir… https://t.co/kJzoCSkS0Y
Enhorabuena, @DavidFerrerGDF y también al equipo alemán que ha jugado una gran eliminatoria

Archivo del blog