España necesita que todos cumplamos con nuestro deber

A la vista de la imponente flota española y francesa en el cabo de Trafalgar y previamente al inicio de la batalla, el Almirante Nelson ordenó que se transmitiera a todos los componentes de la flota británica, mediante el lenguaje de las banderas, la siguiente frase: «Inglaterra espera que cada uno cumpla con su deber». Tuvieron que cumplirlo, puesto que derrotaron a una flota superior en potencia y medios. A consecuencia de la misma, España perdió su poderío naval, que aún era el segundo del mundo y capaz de mantener a raya a los ingleses en las rutas americanas.

Tres años más tarde, en Madrid, algunos ciudadanos se levantaron súbitamente contra el ejército francés cuando descubrieron que pretendía trasladar al último de los Infantes que permanecía en el Palacio Real. Las primeras órdenes del Gobierno español fueron que los soldados españoles reprendiesen a su propio pueblo. Algunos militares de baja graduación se negaron a la ignominia y se levantaron en armas contra el opresor francés. La llama de la sublevación se extendió rápidamente por todos los rincones de España, a la que se unieron aproximadamente la mitad de la nobleza y unos pocos burgueses, mientras que el resto de los aristócratas y la práctica totalidad de la alta burguesía permanecieron indignamente en el lado francés en defensa de sus privilegios e intereses.

Los reyes, traicionando la sangre española generosamente derramada por ellos, abdicaron a favor de Napoleón pocos días más tarde. La totalidad del ejército y la mayoría del pueblo se levantaron en armas contra los franceses en defensa de los derechos del Rey, que premiaría tales sacrificios felicitando cortésmente al emperador cada vez que los franceses derrotaban a los españoles, una vez tras otra exceptuando algunas pocas victorias, causando cientos de miles de muertos.

Unos años después, los invasores franceses fueron expulsados y el Rey Fernando VII ocupó el trono. Pronto demostró su felonía derogando las formas de auto-gobierno que los españoles se habían dado para organizarse en su ausencia y cuyo ejemplo más paradigmático fue la ejecución, años después, de «El empecinado», unos de los héroes más significativos de la guerra de independencia.

No cabe duda de que el pueblo español, con las excepciones comentadas, estuvo a la altura necesaria para lograr la proeza. Ni la Corona ni parte de la aristocracia ni la alta burguesía, lo estuvieron. Prefirieron defender sus intereses particulares ante la situación de emergencia nacional que vivía España.

Hoy en día, España se encuentra de nuevo frente a otra situación de emergencia nacional. En esta ocasión el enemigo lo tenemos dentro, en el interior de nuestras instituciones. Curiosamente nosotros somos los responsables, porque viene de la forma en que se desenvuelven personas a las que hemos puesto ahí nosotros mismos con nuestros votos. Se trata de la corrupción, que mina nuestro presente y nuestro futuro, y que amenaza con llevarse por delante la misma existencia de una de las más antiguas naciones del planeta.

En estos momentos necesitamos que cada español cumpla con su deber. Que los autoridades corten por lo sano cualquier atisbo de práctica fraudulenta. Que los interventores intervengan. Que los Jueces juzguen, y que no se dediquen a salvar sus responsabilidades haciendo lo mínimo indispensable y «pasarle la patata caliente a otro». Que los Fiscales ejerzan como tales en su Ministerio Público y no actúen como lacayos del gobierno de turno. Que la Policía y Guardia Civil estén a la altura de las circunstancias y se dediquen a perseguir a los criminales en lugar de guardarle las espaldas a los corruptos. Que todos ellos pongan por delante el ejercicio íntegro de sus funciones en lugar de sus intereses personales. Que la oposición ejerza como tal, y estreche el cerco a los gobiernos de turno sobre los fraudes potenciales. Que los políticos, en lugar de defender a sus correligionarios corruptos, sean los primeros que les denuncien y expulsen de sus organizaciones o de los gobiernos. Que los funcionarios se nieguen a cumplir órdenes que no deban ser cumplidas porque van en contra de la Ley. Que los medios de comunicación cuenten lo que está pasando en vez de callar muchas cosas como compensación a las contra-prestaciones que reciben. Que los empresarios no acepten y denuncien cualquier intento de fraude. Que los ciudadanos sean conscientes de su poder para poner y quitar a sus gobernantes. En definitiva, España necesita que cada uno de nosotros cumplamos con nuestro deber.

7 thoughts on “España necesita que todos cumplamos con nuestro deber
fisioterapueta torrejon ardoz

España necesita que todos cumplamos con nuestro deber | Julio Liarte Parres, interesante. Me encanta vuestra web.

via verde terra alta

España necesita que todos cumplamos con nuestro deber | Julio Liarte Parres , es interesante, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

Pantalla gigante

Buenas tardes, os ha dicho alguien que vuestro blog puede ser adictivo ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

Saludos

clases de ingles zaragoza

Genial post. Gracias por publicarlo…Espero màs…

Saludos

Diseño web tarragona

Gracias por compartir con todos nosotros toda esta amena información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por este post.

Saludos

caiac ebro

España necesita que todos cumplamos con nuestro deber | Julio Liarte Parres, me ha parecido genial, me hubiera gustado que fuese más amplio pero ya saeis si lo bueno es breve es dos veces bueno. Enhorabuena por vuestra post. Besotes.

Luis López

Estuppendo Julio lo tomo para «debates en Libertad»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Archivo del blog