La corrupción tiene premio en la España actual

Durante los dos primeros meses de 2017, los españoles hemos presenciado una condena al ex vice-presidente económico del Gobierno del PP de Aznar, Rodrigo Rato, que ha sido debida a las tarjetas “black” de Caja Madrid, cuyo uso posibilitó, aprobó, encubrió e instigó entre los Consejeros de la entidad crediticia, los cuales tenían el derecho a usar, a modo de dinero caído del cielo o de pólvora del rey, sin repercusión fiscal y con opacidad absoluta, tales tarjetas para adquirir bienes, servicios e incluso sacar dinero de los cajeros, como hacía el propio Rato. Da vergüenza ajena solamente enterarse de lo acontecido y del uso fraudulento del dinero de los demás.

No hay que olvidar que Rato tuvo que salir de la entidad a consecuencia de sus malos resultados y poco antes de que fuera intervenida, utilizando miles de millones de euros provenientes de todos los españoles (una parte) y de todos los europeos (gracias a los fondos del rescate que nunca ha sido reconocido por los gobiernos del PP, porque han jugado con la terminología).
También hay que recordar que no se ha hecho Justicia, al menos inicialmente, por conjunción astral o por la acción de Rajoy, sino que ha sido por la persistencia y tenacidad de un partido político, UPyD, que desgraciamente ha sido objeto del olvido y menosprecio de los españoles a pesar de los grandes servicios prestados a España, ya que no le han votado suficientemente como para que pudieran mantener algunos escaños en el Parlamento, a pesar de la dignidad con la que han trabajado y la lealtad que han mantenido con todos los españoles, pero esa será otra historia que contaremos más adelante.
A Rodrigo Rato, además, se le han descubierto operaciones de naturaleza fiscal nada transparentes y potencialmente delictivas, que serán juzgadas en el futuro. Está involucrado en otros asuntos turbios derivados de su patrimonio y de la gestión de Caja Madrid y Bankia, de las que fue presidente. No se trata de un afiliado más del Partido Popular. Se trata del artífice del llamado “milagro económico del PP” y de un hombre que pudo haber sido el presidente de este partido, con lo que podría haber llegado a ser el presidente del gobierno de España. Fue también el Gerente del FMI, uno de los cargos públicos más importantes del mundo, y lo consiguió gracias a que el gobierno de España impulsó y propició su candidatura.
También hemos sido informados en este primer trimestre de 2017 de una nueva condena – ya lleva varias- al ex-Ministro de Medio Ambiente con el gobierno del PP y Presidente del Gobierno Balear durante dos legislaturas, Jaume Matas, que ya ha estado pasando una temporada en la cárcel. En este caso, derivado del caso “Urdangarín”, que ha dejado una resolución judicial, al menos inicial, un poco sorprendente y que deja en tela de juicio -y nunca mejor dicho- la supuesta igualdad de los españoles ante la Ley.
Hemos presenciado, por otra parte, las primeras de las condenas del caso Gürtel, en las que además de los conocidos delincuentes que fueron denunciados en su día por un cargo disidente del propio PP, ha sido condenada una ex-presidenta del Parlamento de la Comunidad Valenciana y ex-Consejera del Gobierno del PP de Camps a pasar una larga temporada en la cárcel, junto a otros cargos menores por el PP.
El Presidente de Murcia, un desconocido “indispensable”
También durante estos últimos días – ya en Marzo de 2017- estamos presenciando atónitos el caso del Presidente del Gobierno de la Región de Murcia. Se trata de un político que supongo que será muy conocido en su región, pero lo era poco fuera de ella, ya que llevaba apenas un año en el cargo, hasta que ha saltado la liebre de que está siendo investigado (ya ha sido imputado) por el Tribunal Superior de Justicia de Murcia por sus actividades públicas en el ejercicio de cargos públicos anteriores al actual, de los varios que ha disfrutado con anterioridad. Este señor proviene de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, y lleva desde su juventud enganchado al carro de la política, a la que habrá aportado – sin duda alguna, claro está- su experiencia profesional anterior lograda como un gestor eficiente. Por tanto, su profesión es la de “político”.
Este señor, que también es un Pedro Sánchez -pero un Pedro Sánchez diferente al anterior Secretario General del PSOE-, encabezaba la lista del PP en las elecciones autónomicas de 2015 en Murcia, y como no logró obtener -aunque por los pelos- la mayoría absoluta, previamente a ser elegido Presidente por el Parlamento de Murcia se había comprometido a dimitir si tal contingencia (ser imputado por un Tribunal) ocurría, y todo ello solamente porque era necesario el apoyo o el concurso de los Diputados que había obtenido el partido Ciudadanos para que lograra la citada presidencia. Además, la Ley de Transparencia que el Parlamento regional ha aprobado recientemente gracias a la acción política y la exigencia de Ciudadanos, contempla la situación en la que se encuentra y le obligaría a dimitir. En realidad le obliga, pero el susodicho se niega a hacerlo, y cuenta con el beneplácito del Presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy, así como de las más altas figuras de tal partido.
Realmente, ver para creer. Lo que se firma no se cumple, y en el PP se quedan tan panchos. Lo que se pone en el texto de una Ley aprobada en el Parlamento tampoco. ¿Cabe mayor descaro y sinvergonzonería?, ¿Cómo puede tenerse tanta cara?, ¿Los españoles nos merecemos esto?
Pero es que si analizamos lo que ha pasado es todavía peor. Uno de los gerifaltes actuales del PP nacional, el Sr. Maíllo, dice – para justificar el descarado incumplimiento que están cometiendo – que no les quedó otra que aceptar ante la postura obstinada de Ciudadanos, que impuso que las imputaciones fueran causa de dimisión de políticos en ejercicio, y que eso fue como “las lentejas” (que las comes, o las dejas).
O sea, que según el PP, los acuerdos están para no cumplirlos y las Leyes tampoco. ¡Muy instructivo para los ciudadanos y para toda la nación!, ¡Muy formativo para nuestros jóvenes!, ¡Menuda pandilla de sinvergüenzas que tenemos en el poder!
Hay muchos más casos. Me aburre hasta contarlos y pensar en ellos. La situación es esperpéntica. El Partido Popular, que sustenta al gobierno de España, está acosado y asediado por una corrupción de carácter galopante, endémica, sistémica y generalmente extendida a lo largo y ancho de este país.
Los gobiernos pueden cambiarse con las elecciones
Bueno -diría un teórico externo- pero ustedes -los españoles- tenéis la facultad de cambiar el gobierno en las elecciones, para eso tenéis una democracia.
Me río, por no llorar. Si hoy -marzo de 2017- se celebrasen unas nuevas elecciones, el PP sacaría mayoría absoluta o estaría próximo a lograrla. Los españoles votarían masivamente al PP, a pesar de la corrupción existente y de todos los pesares.
¿Cómo podría explicarse que un pueblo mayoritariamente le entregue lo único que tiene – que es su voto- a quienes no se merecen esta confianza?
Es difícil explicarlo, pero para ser muy sintético, yo diría que es el “voto del miedo”, formado por la suma de los que proceden de los beneficiarios directos, indirectos y colaterales de la política del PP (que ya son muchos), a los que hay que añadir a los “coherentes” o los que han escogido un partido, a modo de club de fútbol, y que están dispuestos a ver sus virtudes y taparse los ojos ante sus defectos (como si se tratara del Real Madrid o del Barcelona, olvidándose de todo lo demás). La suma de estos dos anteriores ofrecería, en grandes números, el “suelo” electoral del Partido Popular, o el número mínimo de votos que obtendría en la peor de las circunstancias. La suma de estas dos componentes anteriores harían que el PP consiguiese unos resultados decentes, pero perdería las elecciones.
Sin embargo, algo más está sucediendo. Es el componente del “voto del miedo“, proveniente de las clases medias capaces de pensar por sí mismas, racionalizar su voto y cambiarlo en función de las circunstancias, pero a las que les aterra -y no es extraño- un individuo como Pablo Iglesias, con lo que lleva detrás y lo que pretende. Curiosamente, en este caso, el voto a la opción representada por Podemos, con un radical como Pablo Iglesias, no consigue otra cosa que apuntalar a Mariano Rajoy -mediocre donde los haya- en el Poder, y evitar nuevas posibilidades solventes como Vox o Ciudadanos, además de haber propiciado el hundimiento de uno de los partidos que más merecimientos tenía, la UPyD, que ha sido el verdadero látigo a nivel nacional – a nivel local ha habido más casos- contra la corrupción y el nacionalismo excluyente en España.
En mi opinión, Podemos va a quedar ceñido a su 20% del voto más o menos, pero no va a tener muchas más posibilidades de crecer en las circunstancias actuales y con la radicalización que se le adivina. Lo peor es que le resta a los demás las posibilidades del cambio que es necesario para España. El mejor regalo para Rajoy ha sido la continuidad de Pablo Iglesias. Espero y deseo que a eso no se le sume otro cambio en el PSOE, un partido indiscutiblemente necesario para nuestro país.
One thought on “La corrupción tiene premio en la España actual
Eduardo Nieto Rabaneda

Estupendo resumen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Twitter

Hay que reconocer que el @PSOE ha sacado un 10 en democracia interna, transparencia del proceso e igualdad de oportunidades para candidatos
Dedicado a la memoria de Enrique Beamud, un gran Delegado del Gobierno. Gracias por su esfuerzo por Melilla https://t.co/6jSRW3IJXXª-parte/
Lamento el fallecimiento de Enrique Beamud. Fue el único cargo publico de importancia que puso en su sitio a Enrique Bohórquez en Melilla
https://t.co/fCYDCLYhtG
Un libro que sigue de actualidad, ya que muchos trapicheos que se descubren ahora estaban inventados hace 20 años https://t.co/m8j2N7jhXU
A ver si las nuevas medidas contra la corrupción consisten en ascender, en lugar de cesar, a jueces comprometidos para quitarlos del caso
Inquieta el hecho de que buena parte de dirigentes de @PPopular ha sido nombrados por aclamación (más de un 94%) en los recientes congresos
No acabo de comprender por qué en @PPopular con tantos miembros y nadie protesta por elevada corrupción de sus dirigentes y pocos abandonan
No es lo mismo el @PPopular de Madrid que el de Melilla donde no dimite nadie https://t.co/A0Qk2IzLu8
Por estas personas comprometidas hoy se está juzgando la corrupción generalizada en España. Gracias, Andrés https://t.co/PAnLK8066L
Hubo funcionarios que cumplieron su obligación, pero directivos BE no hicieron caso https://t.co/x3tYznENTq
Hay personas de las que, cuando fallecen, solo pueden decirse cosas buenas y, además, de verdad. No todos somos así
Qué diría Pericles | Opinion Home | EL MUNDO https://t.co/7wB3wjBn5S

Archivo del blog