Melilla: El infame editor y los que le dan el aire

Tiene gracia. Ahora vuelve el señorito a la carga de nuevo. Un Domingo sí y otro también. Desde las alturas del Olimpo en el que cree vivir, emitiendo opiniones nada interesadas, como siempre. Como si las pronunciara leyendo la encíclica periódica desde el púlpito del Papa. Desde allí es donde parece que diserta este infame ser.

Este individuo, tal como señalé en mi libro electrónico “Mis experiencias con Bohórquez”, constituye, en mi humilde opinión, un peligro para la convivencia en Melilla, y tengo que pedir perdón por citarme a mí mismo, pero para qué voy a volver a escribir lo que pienso cuando ya lo hice en su día: “La convivencia en nuestra tierra ha estado, y sigue estando, amenazada por este sujeto, que busca, y buscará siempre, la confrontación en lugar del diálogo, el menosprecio en vez del respeto, la trampa en lugar de la lucha, la falsedad en lugar de la opinión, y los intereses personales en lugar de los intereses generales”.

Pero lo peor no son las estupideces que escribe. Lo peor es que estas estupideces y estas agresiones a ciudadanos melillenses se financien generosamente con dinero público. Lo grave es que esa forma de hacer ¿periodismo? es infame. Y es infame porque son verdaderamente lamentables estas maneras y estas faltas de respeto a los demás. Vuelvo a citarme: Nadie se merece que le traten así, porque, sinceramente, si no hay respeto, sencillamente no puede haber nada. No hay nada en el mundo que pueda justificar estos actos delictivos y que han sido condenados por los Tribunales, aunque siempre con demasiado retraso. No hay nada que pueda justificar unas acciones como las descritas. Ni que un partido político, o un candidato determinado, ganen unas elecciones, ni ningún tipo de intereses económicos ni personales o de otra clase”. Pero, vamos a ver: ¿Quién se cree que es este ser?, ¿Se cree mejor que los demás, humildes e imperfectos seres humanos (y yo el primero)?

En realidad poco me importa quién se crea que es, ni creo que deba importarle a nadie. Eso que lo dirima con su psicólogo, si lo tiene, o con quien le plazca. En realidad lo que me importa y me preocupa es que aún haya gente que tenga estómago suficiente para seguir apoyando la infamia. Porque la infamia se apoya simplemente adquiriendo un ejemplar, o insertando un módulo de publicidad, o incluso leyendo un medio de comunicación, y aumentando su difusión, en una cafetería. Y no digamos cuando se insta, desde la cobardía del anonimato pero con poder de decisión, para que un impresentable como este ser divague y agreda a ciudadanos melillenses. A que un impresentable como este amenace a ciudadanos melillenses. A que un impresentable como este pretenda decidir sobre la carrera profesional de funcionarios públicos. A que un impresentable como este trate de cercenar los derechos constitucionalmente reconocidos y protegidos, civiles y democráticos, que le corresponden a dos ciudadanos, y que estos, en su absoluta libertad y responsabilidad, deben decidir si ejercen o no. Esto es una vergüenza y una ignominia y, sinceramente, no debería ocurrir en una gran Nación como es España. Gentes como estas, también en mi opinión, no merecen ocupar el lugar que ocupan. Pero, ¡ay!, son tantos y tantos los que no lo merecen.

En cuanto a lo de Duddú, el intento que hace ahora no es nuevo, ya lo practicó en las elecciones de 1999, vuelvo a caer en la tentación de auto-citarme: “Rescataba del olvido a Aomar Mohamedi Duddú mediante una entrevista especial, que se publicaba el día 13 de junio de 1999, cobrándose el editor, de esta manera, una de las facturas figuradas por su apoyo Duddú en la década de los ochenta. El intento de última hora era para evitar el voto de parte de la población a CpM, y desviarlo a una opción en la que él mismo parecía tener un cercano interés, algo así como el PSDM, que tuvo una vida tan corta como interesada había sido su creación. Para el editor todo valía con tal de conseguir sus fines y seguir comiendo de la mamandurria. Si había que rescatar a una persona acusada de traición a España, lo hacía”. Pues eso: todo vale, con tal de seguir disfrutando de la mamandurria.

Veremos si le vale o no, aunque valga recordar que esa decisión le corresponde, en último término, a los ciudadanos de Melilla.

 

One thought on “Melilla: El infame editor y los que le dan el aire
Ángela

Muchas gracias por tu aporte. Reciba un cordial saludo.

https://shor.cc/DlVns

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales


Warning: Illegal string offset 'text' in /home/julioli6/public_html/wp-content/themes/aniva/inc/MET/widgets/twitter.php on line 24

Warning: Illegal string offset 'entities' in /home/julioli6/public_html/wp-content/themes/aniva/inc/MET/widgets/twitter.php on line 28

Warning: Illegal string offset 'user_mentions' in /home/julioli6/public_html/wp-content/themes/aniva/inc/MET/widgets/twitter.php on line 28

Warning: Illegal string offset 'entities' in /home/julioli6/public_html/wp-content/themes/aniva/inc/MET/widgets/twitter.php on line 38

Warning: Illegal string offset 'hashtags' in /home/julioli6/public_html/wp-content/themes/aniva/inc/MET/widgets/twitter.php on line 38

Warning: Illegal string offset 'entities' in /home/julioli6/public_html/wp-content/themes/aniva/inc/MET/widgets/twitter.php on line 49

Warning: Illegal string offset 'urls' in /home/julioli6/public_html/wp-content/themes/aniva/inc/MET/widgets/twitter.php on line 49

Twitter

T

Archivo del blog