Melilla y los buitres de los tres últimos días

«Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo…y por los mismos motivos», George Bernard Shaw.

Llegamos al fin de la campaña electoral. Quedan tres días, pero, eso sí, son los días principales, en los que se ganan o se pierden las elecciones. Los bulos, las «fake news«, los desmentidos y los intentos de influenciar interesadamente por parte de algunos medios de comunicación y los pseudónimos en las redes sociales van a estar a la orden del día. Paciencia. Ya acabará, aunque para los que los sufran será difícil de olvidar y perdonar.

No sé en otros sitios, pero en Melilla parece que se está librando la tercera guerra mundial. Aquí se juegan -mejor dicho, nos jugamos todos- cómo va a ser nuestra ciudad, mediante la elección de quiénes van a ser nuestros representantes.

Como es habitual en esta ciudad, está siendo una campaña sucia. El mismo grupo de siempre, de los que han venido ganando desde hace casi veinte años, como es habitual en ellos no han soltado ni una idea -aunque dicen que tienen más de 600- pero sí otras muchas más cosas, asquerosas casi todas, en su afán de conservar «su castillo» ante el «asedio» de las fuerzas del mal. Para ellos, el César y sus allegados, como fue para Nerón, si tienen que «incendiar» la ciudad para conservarla lo hacen, lo harán y lo están haciendo; y no digamos, lo que ardería si finalmente tienen que salir del gobierno. Ardería Roma y lo que hiciese falta.

Lo del «voto útil” es una puñetera mentira. Si el bloque de centro derecha saca más votos que la izquierda, puede gobernar el centro-derecha, si bien el presidente podría no ser Imbroda. ¿Dónde está el problema, aparte de para el partido popular local? Me gustaría que usted, querido lector, se diera cuenta de la magnitud de esta mentira. Es algo repugnante, tramposo y maligno, impropio de una nación como España.

Por otra parte, lo del «miedo al moro» es una impertinencia imperdonable, precisamente en una ciudad como Melilla. Este señor está menospreciando a la mitad de la población, muchos de ellos amigos desde la infancia. No merece la pena dinamitar la convivencia para intentar ganar unas elecciones.

En este mismo espacio electoral ha surgido una incógnita: los resultados que conseguirá Vox tras su súbita irrupción en las últimas generales. Si será capaz de consolidar el resultado o de crecer incluso a costa del PP de Imbroda. Lo tiene complicado, porque este último está dando cornadas a diestra (Vox) y a siniestra (todo lo situado a la izquierda del PP) agitando el «voto del miedo«, que no es tanto por Melilla sino por él mismo y sus adláteres. Además, cuenta con una indisimulada campaña en contra por una buena parte de los medios afines al régimen, entre los que destaca un periódico que se dice de Melilla, así como algunas cadenas de radio y televisión.

En la parte izquierda hay dos candidatos fuertes: PSOE y CpM; CpM y PSOE, aunque sin «tanto monta, monta tanto«, que tienen el castigo auto-impuesto de ser dos, cuando podrían haber sido uno. Incluso podrían constituir la trinidad con algún otro recién formado, como «Adelante Melilla«, sin recorrido histórico pero con el atractivo de su liderazgo. Un desperdicio la separación, porque si no la hubiera en tal caso ni siquiera habría dudas sobre quién ganaría. Un error histórico, esta vez sí por ambas partes, da igual quien tuviera más culpa, cometido hace más de veinte años y que condenó a unos al minimalismo auto-impuesto y a otros a la peculiaridad y a la tipificación fácil y gratuita recurriendo al tópico de la raza, o de la religión, que viene a ser lo mismo. El PSOE parte de la posición de haber logrado ser la segunda fuerza en las recientes elecciones generales y CpM parte como el tradicionalmente segundo partido más votado en las elecciones a la Asamblea de Melilla. El tiempo, los melillenses y la eficacia del «voto por correo» de los otros y de los «hunos» finalmente emitirán su dictamen en unos pocos días.

Unidas Podemos Melilla podría lograr una representación que, aunque fuese marginal, no sería moco de pavo, porque la cuestión está en meter cabeza, que es lo que cuenta. Por otra parte, UPyD, que se presenta en Melilla con una buena candidata, parece condenada de antemano a la marginalidad de un partido que recibió una estocada mortal hace años, de forma injusta en mi humilde opinión.

Finalmente, Ciudadanos Melilla surge en estas elecciones como una opción que cuenta con más posibilidades de las que, en principio, parecía que iba a tener. Por un lado, porque la corrupción por ahora no le toca ni de refilón. Por otro lado, por la consolidación del liderazgo nacional de Albert Rivera, con su creciente exposición mediática y el crecimiento del número de sus diputados en el Congreso; y, finalmente, por el desgaste del PP, tanto a nivel nacional, con la caída vertiginosa en las últimas elecciones generales, como en Melilla, en donde presenta de nuevo a Imbroda como candidato, a pesar de que lleva ya demasiados años en el poder local, muchos más de los que son admisibles y de lo que es democráticamente sano, puesto que la democracia -y el correspondiente voto cada cuatro años- debería implicar un recambio cada cierto tiempo, que es necesario por simples razones de higiene.

Finalmente, me voy a permitir darle un consejo: Vote a quien le de la real gana, pero vote en libertad. Vote sin miedo. Y también lanzar un deseo para el futuro: Esta ciudad necesita un cambio. Espero que llegue un día, que tendrá que ser cuando algunos ya no estén en política y en los medios de comunicación, en que se debata sobre propuestas electorales, con respeto hacia el contrario y hacia el pueblo de Melilla.

¡Mucha suerte a todos los que se presentan para intentar conseguir una Melilla mejor!

One thought on “Melilla y los buitres de los tres últimos días
RICA

Gracias por meter raciocinio entre tanto Emperador sin Imperio o en un imperio con su ley. PRAEFERRE PATRIAM LIBERIS PARENTEN DECET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Twitter

Entender que porque el gobierno de Melilla se compromete a garantizar la igualdad de oportunidades en la contrataci… https://t.co/KxQtH404sZ
La velocidad en una fila india la marcan quienes la encabezan. Si se requiere la maxima agilidad, los más lentos de… https://t.co/wVJ7JaKZjS
Un gobierno heterogéneo en cuanto a ideologías pero homogéneo contra la corrupción y manipulación es perfectamente… https://t.co/YIgNccvzR2

Archivo del blog