Nunca es tarde para sentarse a hablar

Melilla, España, Sábado 5 de agosto de 2017. Acaba de celebrarse una manifestación convocada por el partido político local Coalición por Melilla en la que ha participado un numeroso grupo de melillenses y que prácticamente en su totalidad han sido de religión musulmana, algo obvio dada la naturaleza de esta convocatoria, que deriva del empeño de muchos integrantes de tal comunidad religiosa en seguir con sus costumbres tradicionales para que cada cabeza de familia pueda traer su borrego desde Marruecos, pasarlo a Melilla por sus propios medios (en coche o incluso andando) y sacrificarlo también por sus propios medios (en la calle, en la azotea o similares). Desde el respeto hacia otras culturas, debo decir que no me gusta nada y no me parece apropiada, ni mantenible en el tiempo en pleno siglo XXI, esa forma descrita mediante la que se celebra mayoritariamente el rito religioso en esta ciudad.

Todas estas costumbres chocan frontalmente con las intenciones gubernamentales, tanto del gobierno de la Nación como del local, de tratar de impedir esas prácticas tradicionales debido a una causa de carácter controvertida, como es la irrupción hace años de un brote de fiebre aftosa en alguna parte de Marruecos y, por tanto, un alegado riesgo de contagio, no sólo para la población local de Melilla sino para el resto de España y de la Unión Europea.
Según parece, la comunidad musulmana, representada por el citado partido político, no se fía de las excusas gubernamentales y cree ver la clara intención gubernamental de evitar esta práctica tradicional -en su configuración descrita- utilizando como excusa el brote referido -sobre el que consideran que es improbable su extensión a Melilla- y mediante una interpretación interesada de la Ley, poder obligar a la compra de los borregos a través de empresas habilitadas de ganadería establecidas en Melilla y solamente tras pasar por su sacrificio y despiece en el matadero municipal, aunque sea bajo el rito musulman.
Las posturas parecen inamovibles e irreconciliables: los representantes gubernamentales se encierran en su interpretación de las normas y los de la comunidad musulmana en las suyas. Un pulso parece inevitable, pero mi pregunta es: De verdad, ¿merece la pena medir las fuerzas por este motivo?
Sinceramente, creo que no merece la pena arriesgar la convivencia en esta bendita tierra por la obstinación de unos políticos que han hecho causas personales para que este enfrentamiento llegue a tener lugar. Al final, podría convertirse en una “guerra” de carácter religioso, en un motivo de división de los melillenses debido a la soberbia de unos gobernantes cada vez más incapacitados por su propia altivez y la cabezonería -no exenta de oportunismo- de los opositores; puesto que, desgraciadamente para la comunidad musulmana y para ese partido, sus miembros no son capaces de manifestarse ni de reivindicar apenas nada sobre muchas causas justas que sí podrían mejorar sus condiciones económicas y sociales, pero son capaces de hacerlo por un borrego o por un pañuelo, para que nos entendamos. Han demostrado que son capaces de movilizarse por símbolos y tradiciones religiosas pero no por otro tipo de realidades.

 

Un acuerdo cada vez más difícil

A pesar de los pesares, el daño ya está hecho. La primera manifestación ya ha tenido lugar y, lo que es mucho peor, la mentalidad tipo hooligan (por ejemplo: “ser” del Real Madrid o del F.C. Barcelona, como rivalidades extremas) ya se ha extendido en las percepciones y las conversaciones de muchos de los integrantes de las dos comunidades mayoritarias de Melilla y, en función del resultado final de este desencuentro que vivimos, unos podrían percibir que han ganado y otros que han perdido. Por esa razón, ambos líderes últimos: Imbroda -que ha involucrado al gobierno de España- y Aberchán, tienen cada vez más difícil la posibilidad de alcanzar un acuerdo que pudiese salvar las apariencias ante la valoración posterior de sus respectivas comunidades, a las que representan mayoritariamente.

Hubiese sido muy importante evitar esta manifestación y esa es -y será siempre- la diferencia entre un político del montón y un estadista que, como decía Churchill, sea capaz de pensar en las próximas generaciones en lugar de centrarse exclusivamente en las próximas elecciones. La realidad de Melilla es la que es y ya no tiene vuelta atrás. Vivamos en paz y gestionemos los asuntos de la convivencia con inteligencia.
Así que pido, desde mi humilde posición, un poco de responsabilidad a todas las partes y que, por favor, se sienten a dialogar y puedan llegar a acuerdos en beneficio de esta ciudad antes de seguir buscando enfrentamientos que no van a beneficiar a nadie. En mi opinión, un poderoso demuestra que es digno de serlo cuando es capaz de ser humilde y tomar la iniciativa y bajarse de su pedestal para comunicarse con los demás. Ya fueron ambas partes capaces de hacerlo para pactar el reglamento de la Asamblea de Melilla en 2012. También fueron los únicos dos partidos: PP y CpM, que suscribieron en el verano de 2014 el Pacto por la Interculturalidad de Melilla. ¿Qué pasa, que era papel mojado lo que firmaron?, ¿Era mentira y solo una foto?, ¿Por qué no pueden negociar de nuevo?
No obstante, insultar al líder de la oposición y llamarle sinvergüenza -como ha hecho el presidente de Melilla y del PP- no ayuda nada. Esa actitud prepotente no puede mantenerla quien dice representar a la totalidad de los melillenses, pero que luego se comporta de esa manera. Es al gobernante al que le corresponde tomar la iniciativa. Va en su posición evitar problemas. Seguro que es posible y seguro que la Luz subyacente en todas las creencias religiosas podría guíar a ambas partes para evitar enfrentamientos y disputas que no beneficiarían a la población de Melilla aunque sí pudiesen beneficiar electoralmente a algunos, probablemente a los mismos de siempre, tanto de una como de la otra parte.
One thought on “Nunca es tarde para sentarse a hablar
Edmundo Dantes

Este que llama sinvergüenza al otro, es el mismo que se rasgada las vestiduras cuando Sánchez llamó indeseable a Rajoy.
Menudo menda. Impresentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Twitter

El silencio de tantos no lleva a otra cosa que a la justificación del crimen https://t.co/D0F1znPYbx
No todos, pero algunos sí tienen los políticos que se merecen https://t.co/5fCcaYfdnP
El gobierno no puede dejar desamparados en Cataluña a muchos españoles https://t.co/hPHqwFH1st
Desgraciadamente, ha fallecido uno de los grandes políticos españoles, Manuel Marín. Descanse en paz https://t.co/93E4FofI19
Muchas gracias a @vox_es por su esfuerzo y claridad de ideas, a pesar de la incomprension de muchos. Gracias a sus… https://t.co/p0AZe1LnwF
La verdad es que no teníamos ninguna imperiosa necesidad de jugarnos el futuro político de los próximos años -y Eco… https://t.co/1fsWgFhIEO
No logro entender cómo una Nación: España, permite a unos más que presuntos delincuentes presentarse a unas eleccio… https://t.co/nLZAO6TNRx
Muy bueno. Real, como la vida misma https://t.co/uRPLLklPsP
Estoy conmocionado por el terrible atentado en Egipto. Malditos sean los terroristas y todos los que les apoyan de una forma u otra
Buen trabajo de @Albert_Rivera y @CiudadanosCs por su posición en el Congreso sobre el #cuponazo
El PP quiere premiar a los que se han portado mal, a costa de los que se portan bien https://t.co/V3Uk95FVzU

Archivo del blog