Si los que dirigen se comportan irresponsablemente, son los instigadores últimos de los desmanes

Si Donald Trump insulta y menosprecia a los mexicanos, hispanos y musulmanes en general, propiciando la generación y extensión de estereotipos injustos e insoportables para muchas personas que no se merecen estar comprendidos dentro de los mismos, luego no puede quejarse si muchos de sus ciudadanos pretendan realizar lo mismo en el mundo de los hechos y ya no solo de las palabras, y se produzcan tumultos, desórdenes, conflictos y discusiones de todo tipo. La verdad es que cada vez que habla ese presidente no deja indiferente a nadie. Tiene detractores por todo lo largo y ancho de este mundo, pero también tiene muchos seguidores en su país. Sin embargo, en todo caso, es un líder divisivo y, por tanto, entiendo que debilita a su país y a la causa de la libertad y la democracia en el mundo más que fortalecerlas.

Lo mismo podría decirse en Melilla sobre Imbroda y la más que probable “guerra del borrego” a la que nos va a llevar su irresponsabilidad. Si Imbroda se dedica a insultar y menospreciar – llamando sinvergüenza – al principal dirigente político que representa al colectivo musulman: Mustafa Aberchan, luego no puede quejarse del comportamiento de sus propios seguidores o del de los miembros del colectivo musulman, porque “quien siembra vientos, recoge tempestades“.

Antes de que que culminen los despropósitos a finales de este mes de agosto, se están produciendo batallas de todo tipo, que habían sido hasta ahora solamente dialécticas -en las redes sociales principalmente y también en otros tipos de interacción social entre los integrantes de los respectivos colectivos en Melilla- pero, a partir de hoy, con la detención de Aberchan y otros tres diputados locales de CpM, entramos desgraciadamente en otro estadio.

Se están diciendo barbaridades y se están cometiendo muchas injusticias con gente que no lo merece; y, mientras tanto, Imbroda, incluso a diferencia de Trump, permanece todavía callado en su torre de marfil contando los votos que cree que va a poder recuperar gracias a su irresponsabilidad, aunque sea a costa de quemar la ciudad a la que decía que tanto quería. Sin duda que “hay amores que matan“.

Que se reúnan ya y que encuentren una solución negociada que salve las obligaciones de cumplimiento de la Ley por parte de la administración y se posibilite una adecuada celebración de la festividad por parte de la población musulmana. Seguro que existe alguna forma de parar esta cadena de despropósitos y encontrar el camino de la razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Twitter

Solo a un irresponsable se le ocurre presentar sin consenso previo una batería de medidas de transcendencia económi… https://t.co/Et75vQH2Fq
Lo dicho: el gobierno de Melilla solo se mueve reactivamente, y exclusivamente para intentar salvar sus posaderas. Malo de solemnidad
Corruptolandia: “Si parece un pato, nada como un pato, y grazna como un pato, entonces probablemente sea un pato” https://t.co/s8uooUl99j
Si nos dieran la oportunidad de votar por estas opciones, muchos lo haríamos a favor https://t.co/vWVR9M3TB2
No es que un cambio en los liderazgos políticos, empresariales y sindicales en Melilla sea conveniente sino que es… https://t.co/afEMaI0rPD
La vida está demasiado difícil y existen demasiadas incertidumbres a las que enfrentarse, para que vengan unos polí… https://t.co/ev0iMW7Poy
En cuestiones empresariales, económicas y de interés general, el gobierno del PP de Melilla sólo se mueve para inte… https://t.co/MANTNkFn8m

Archivo del blog