Una pesadilla inoportuna en el verano de 2011

Un individuo se presentó ante la Justicia, acompañado por el hermano de un poderoso que le asesoraba como abogado.

-La Justicia le preguntó: ¿Quién eres, qué es lo quieres y por qué?

-El abogado dijo: Mi cliente – mi amigo – ha sido insultado gravemente por unos desalmados en una red social en internet y…

-La Justicia le interrumpió de súbito: ¡Le he hecho las preguntas a él!

-Entonces el individuo empezó a hablar: He tenido que venir aquí para exigir que un conjunto de despreciables, horrendas y estúpidas criaturas sean castigadas severamente por haberse atrevido a dudar de mis intenciones y a burlarse de mí, cuando yo y mi periódico somos el sostén de la españolidad, la opinión que guía a los líderes mundiales en la penumbra de la incertidumbre, la lucidez personificada…

-Vale, vale, interrumpió la Justicia, ejem, ejem y ¿Por qué quieres eso?

-Porque lo merezco, dados los grandísimos servicios que he prestado a nuestra tierra y al país desde mi época de jugador de basket, la de tenis, pasando por el toro del brandy y principalmente el medio que fundé en esta ciudad que sin mí hace tiempo que no existiría. También porque esas bestias tienen que ser castigadas, despellejadas, asadas a fuego lento, descuartizadas. Se han atrevido a burlarse de mí, el pozo de sabiduría infinita, el oráculo de Occidente, el líder cósmico, el sanedrín de…

-Bueno, bueno, dijo la Justicia, ¿y qué derecho invocas?, preguntó al abogado.

-Señoría: mi cliente -mi querido amigo- ha sido agredido por unos cobardes en la red feisbú, adjudicándole calificativos impronunciables que atentan contra su honor, su intimidad personal y familiar y su propia imagen…Por tanto, pedimos las penas máximas: que los culpables sean desterrados, que sean inhabilitados para presentarse a las elecciones, que sean expulsados de la función pública, que sean quemados en efigie en la hoguera pública, que pidan perdón a mi cliente postrados en el suelo mientras le besan los pies y, lo más importante, que le abonen cada uno de ellos 5 millones de pesetas (30.000 €uros) en concepto de indemnización, cantidad a la que se añadirían los costes de estos procesos judiciales conforme a las minutas que, ejem ejem, bueno, presentaré a mi cliente.

-El secretario judicial, la auxiliar e incluso el policía de la puerta, no pudieron evitar una sonrisa, recordando la larga ristra de abogados que habían defendido los intereses del magnate, el cual había tenido que acudir a los juzgados muy a menudo y que, curiosamente, apenas repitió nunca abogado defensor. Todos conocían las razones, y por eso sonreían malévolamente.

-¿Algo más?, preguntó la Justicia.

-Que se prohíba el feisbú. O, mejor, que lo controle el Ayuntamiento, que es la única forma de evitar malos usos. Además, que los juzgados publiquen los anuncios oficiales en mi periódico, que se suscriban todos los funcionarios obligatoriamente, y que se advierta en la resolución judicial que será castigado de igual manera quien ose repetir actos similares contra mí, o contra el que he puesto yo para que se crea que dirige mi ciudad; o contra mis amigos Consejeros, en especial el que está dispuesto a defender “a muerte” los intereses de mi libertad de prensa y los intereses de mi campo de golf o…

-Suficiente, dijo la Justicia.

-No he terminado, tengo que decir los nombres de todos los villanos, malvados, absurdos, reos, mentirosos, nefastos, negados, torpérrimos (sic)…protestó el individuo.

-Es más que suficiente, le espetó la Justicia. Bueno, veamos cuales son los insultos e injurias que dice usted haber recibido.

-El abogado le entregó unos folios al secretario para su lectura en voz alta. Durante la misma, no pudo evitar toser airadamente en más de una ocasión para disimular una estrepitosa carcajada que le venía súbitamente y que sólo el dominio interior conseguido tras años de profesión en unos juzgados abarrotados diariamente conseguía impedir. Todo al contrario que el público asistente a la audiencia, cuyos miembros se descojonaban sin rubor alguno. Tras el calvario sufrido, sudando como un pollo, el secretario pudo finalizar la lectura, percibiendo en ese instante unas miradas asesinas e inquisidoras provenientes del demandante y su abogado, aunque tal vez la de este segundo eran como de estupefacción y de vergüenza.

-Jajajajajaja…jajajajajaj…empezó la Justicia, tras un rato mirando al demandante.

-¡Jjajajajajaja…jajajaja!…se solidarizaron el secretario judicial y el policía de la puerta.

-¡Jajajajajajajajajajajajja…jajajajajajajajja…jajajajajajajajaj!..continuó el público asistente a la audiencia, entre los que destacaban al menos quince personas que habían sufrido campañas de libelo y difamación emprendidas por el individuo, y que habían ganado las correspondientes demandas judiciales, tras años de trampas, dilaciones y retrasos injustificados. Todo por unos insultos e injurias.

-Jajajaj..jajaja, se contagió inauditamente el abogado.

-El individuo trató de hablar, y no le salían las palabras. Trató de llorar, y no le salían las lágrimas. Trató de huir corriendo, pero no pudo moverse, estaba paralizado. El martirio de tener que escuchar las risotadas y las burlas continuó por un rato, que a él le pareció toda una eternidad.

-¡Ay…ay…ay!. ¡No…no…no!, ¡Os vais a acordar!, ¡No sabéis quien soy!, ¡No sabéis con quien estáis hablando!…¡No…no! ¡Por favor, ayúdame!, ¡Ay…ay…ay!, estaba chillando mientras sollozaba el individuo, cuando se adivinaban las entreluces del amanecer en las persianas de su habitación.

-¿Qué te pasa, querido? ¡Despierta!, ¡Despierta!…es sólo una pesadilla que estás teniendo. Ya te he dicho que no te acuestes tan pronto después de cenar esas mariscadas que nos pegamos últimamente con nuestros amigos del gobierno.

Una vez que el individuo se había levantado, su esposa se quedó traspuesta mirando la almohada, y exclamó: ¿Pero, esto qué es?, ¡Si son babas!, ¡Qué asco!…¡Anda, hijo, que cada día estás peor!…¡No sé ni cómo te aguanto!

2 thoughts on “Una pesadilla inoportuna en el verano de 2011
M. Nieves

Creo que, en tus ratos libres (jajajaja), podrías dedicarte a escribir cuentecitos. te auguro un gran porvenir.
Cienes y cienes de melillenses con vergüenza, se disputarína tus publicaciones.
¡¡¡Adelante y al cuello!!!… que no vas a estar solo…

Llanos

Asqueroso y baboso 30.000 colines se ha comido chochin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenido/a a mi blog!

Destacado

Ya está disponible el libro electrónico "Mis experiencias con Bohórquez" que agrupa toda la serie de relatos en un formato listo para imprimir o guardar.

Descargue ahora su copia pulsando sobre el botón.

Portada del libro
Descargar libro

Sígueme en las Redes Sociales

Twitter

Indignante que una persona se vea obligada a vivir este acoso https://t.co/ylwWfMmTmX
En España los más ruidosos pretenden siempre buscar culpables en el interior. No se atreven a buscarlos fuera https://t.co/XJb0Rp66AM
Lo intentan hacer siempre: confundir al agresor con el agredido. No tengo duda de quien fue el agredido: tú https://t.co/D9lj5i9UHc
Y sus adláteres, esa es la impresión que dan https://t.co/hcTTshX5bO
Este curso me parece una buena idea. Creo que es el camino correcto https://t.co/0nhEuepulE
Gracias por defendernos a todos los españoles https://t.co/dmQmR4Njej
No queda más remedio. No van a cambiar. Mejor ya que más tarde https://t.co/Wp4RoCcWnA
Inadmisible e injustificable el pasón que cometió ayer @laSextaTV sobre los votantes de @vox_es en Marinaleda. Indignante y delictivo

Archivo del blog